Introducción             Fichas de especies             Flora y vegetación             Enlaces             Bibliografía             Novedades             Glosario

Nombre científico
Daphne gnidium L.
Nombre común
Torvisco, matapollo, azuqueca, espantamoscas
Familia
Thymelaeaceae
Descripción
Arbusto muy ramificado, que alcanza normalmente los 80-90 cm de altura. Las ramas son largas, de corteza pardo-rojiza y sus tallos pubescentes y densamente foliados. Hojas de 25-40 x 2,5-6 (1,5) mm, de linear-lanceoladas a elípticas. Son enteras y {lampiñas}, de un color verde claro, algo correosas y terminan en un corto pecíolo. Poseen glándulas blanquecinas en su envés. Forma inflorescencias en panículas terminales, constituidas por un racimo apical ebracteado y varios axilares (en ocasiones con alguna bráctea). Las flores son hermafroditas, regulares, tubulares, con una envuelta pelosa en el exterior, divididas en cuatro lóbulos de color blanco que corresponden a sépalos petaloideos. El fruto es una drupa carnosa, globosa, de un color rojo brillante. La semilla tiene una forma ovoidea, atenuada apicalmente (1) (5) (4).
Ecología
Es una especie indiferente al tipo de suelo, presentándose igualmente en terrenos calizos como silíceos. Crece principalmente en ambientes de bosque o matorral esclerófilo, desde el nivel del mar hasta los 1.400 m de altitud aproximadamente. Se asocia a comunidades vegetales como encinares, alcornocales, pinsapares, coscojares y matorrales de sustitución de las anteriores comunidades. Su amplitud térmica es importante, variando del clima seco al húmedo, pudiendo presentarse en el semiárido donde encuentre compensaciones hídricas. Es por esta amplitud, tanto térmica como en altitud, por lo que el torvisco se presenta en tan diversas comunidades vegetales (1) (4) .
Distribución
D. gnidium se extiende por el sur de Europa, desde la Península Ibérica hasta Grecia. También se da en el Norte de África (Rif y regiones litorales de Argelia y Túnez) y en la Región Macaronésica. Dentro de la Península Ibérica, abunda en el centro, sur y oeste de la misma, así como en el litoral mediterráneo e Islas Baleares, faltando sólo en algunas zonas del norte (1) (4). Es la especie más frecuente de este género en la Región de Murcia.
Floración y fructificación
Florece de Julio a Noviembre. Posee una floración bastante prolongada y es por esto que pueden coexistir en la misma inflorescencia flores y frutos maduros (1) (5).
Usos
D. gnidium tiene un creciente interés en jardinería y en proyectos de revegetación por su valor ornamental y por su rápida respuesta a las perturbaciones. Es una especie cuyo rebrote es estimulado por el fuego y/o la roza, siendo de las primeras especies en aparecer en el proceso de recolonización vegetal tras una perturbación. En jardinería puede usarse para formar setos de baja altura y en borduras. También en arriates mixtos en combinación con otras especies, arbustivas o herbáceas, con las que conseguir contrastes cromáticos y de volumen, bien en bandas ajardinadas y medianas, bien intercalado con el arbolado (pero en zonas algo alejadas de caminos y paseos peatonales o área de juego infantil, por la toxicidad de sus frutos). Sus frutos anaranjados aportan una nota de color y perduran mucho tiempo en la planta, desde el verano hasta bien entrado el otoño. Por otra parte, la corteza del torvisco, que se separa fácilmente de la parte leñosa, se ha empleado desde antaño para la cauterización de heridas. También se ha utilizado como purgante, lo cual es absolutamente desaconsejable ya que puede provocar intoxicaciones (1).
Multiplicación
Para su utilización a nivel comercial es interesante optimizar sus condiciones de reproducción por semilla. En especies destinadas a usos ornamentales, el desarrollo de este sistema de propagación, permite rebajar considerablemente los costes de producción, cuando se obtiene un número elevado de descendencias homogéneas a partir de la planta madre seleccionada (2). Es por esto que se han realizado estudios sobre la influencia de distintas temperaturas de incubación y del fotoperiodo sobre la germinación de esta especie, mostrando los resultados que temperaturas superiores a 15 ºC, de forma alterna o constante, favorecen la germinación y aumentan la velocidad de germinación de D. gnidium. A temperaturas alternas de 12 -21ºC, o a una temperatura constante de 20ºC, la germinación oscila entre el 80 y el 90% (2). En cuanto a la propagación vegetativa, se han desarrollado ensayos para el estudio de la influencia de la topófisis y el uso de hormonas en el enraizamiento de esquejes de D. gnidium, pero sin resultados relevantes (3).
Manejo en vivero
Es importante mencionar el buen comportamiento de la especie en la fase de vivero tras la germinación, ya que posee unos requerimientos hídricos mínimos y un escaso porcentaje de mortalidad en el transplante (3).
Observaciones
Algunas otras especies del género, pueden también alcanzan el porte arbustivo, como Daphne mezereum L., o Daphne laureola L. Esta última también se cultiva en ocasiones como ornamental (1).


Bibliografía
López, G. (2004). Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares. 2ª edición. Ed. Mundiprensa, Madrid.
Peñapareja, D.J., Sánchez-Gómez, P., López, J., González, A., Franco, J.A., Fernández, J.A. (2006). Influencia de la temperatura y el fotoperiodo en la germinación de Daphne gnidium. III Jornadas Ibericas de Horticultura Ornamental. Almería. pp: 235-238.
Peñapareja, D.J., Bañón, S., Balenzategui, L., Sánchez-Gómez, P., Fernández, J.A. (2006). Potencial ornamental de varias especies autóctonas de la Región de Murcia. Horticultura Internacional, 53: 22-28. 
Rosúa Campos J.L., López de Hierro López, L., Martín Molero, J.C., Serrano Bernardo, F.A., Sánchez Lancha, A. (2001). Procedencias de las Especies Vegetales Autóctonas de Andalucía Utilizadas en Restauración de la Cubierta Vegetal. Tomos I, II. Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente.
Valdés, B., Talavera, S., Fernández-Galiano, E. (1987). Flora Vascular de Andalucía Occidental. Tomos I, II y III. Ed. Ketres, Barcelona. España.