Introducción             Fichas de especies             Flora y vegetación             Enlaces             Bibliografía             Novedades             Glosario

Nombre científico
Ephedra fragilis Desf.
Nombre común
Belcho, arnacho, canadillo, hierba de las coyunturas, trompetera.
Sinónimos
Ephedra arborea Lag. ex Bertol., Ephedra fragilis var. gibraltarica (Boiss.) Trab. ex Maire, Ephedra gibraltarica Boiss.
Familia
Ephedraceae
Descripción
Arbusto densamente ramificado, de tallos rectos, que puede alcanzar los 2 m de altura. El color de sus ramas varía según la etapa de madurez en la que se encuentre, siendo verdes las más jóvenes, y de un color más grisáceo las viejas. Se disponen opuestas y presentan un aspecto articulado. Así mismo, las ramas viejas se vuelven muy frágiles cuando empiezan a secarse. Las hojas están reducidas a escamas de no más de 2 mm, las cuales al principio son verdosas y más tarde de color marrón. Es una especie dioica: los conos femeninos se disponen solitarios o en parejas en la zona axilar de las hojas, con 2-3 pares de brácteas, sólo las terminales son fértiles; los masculinos están sentados en las articulaciones, con brácteas opuestas, de 4 a 8 pares. El fruto es sincárpico de unos 8 x 3 mm de tamaño, de forma oblongo-elipsoidal, que se disponen en las articulaciones de las ramas. Cada fruto se compone de dos mitades carnosas y rojizas, que protegen las semillas: éstas son cónicas y de unos 5 ó 6 mm (2) (1) (4) (6) (3).
Ecología
Llega a los 1.000 m de altitud. Prefiere los climas áridos o semiáridos; no le es beneficioso el ambiente continental, ya que gusta más de terrenos próximos al mar. Aunque crece en un amplio rango edáfico, esta especie se inclina más por los suelos calizos, ricos en yeso o margas. Puede llegar a desarrollarse sobre arenales salinos, aunque no es frecuente. Forma parte normalmente del matorral o bosque esclerófilo que suele desarrollarse sobre los suelos antes mencionados, junto a especies como el lentisco o la coscoja (2) (3).
Distribución
Aparece por todo el oeste de la Región Mediterránea y en la Región Macaronésica (Canarias) (6). En la Península Ibérica se presenta abundantemente en su zona este y sur: Levante y la costa andaluza, así como en el interior de Cataluña y Aragón. También se dan ejemplares en regiones del centro de la Península y en las Islas Baleares. En Portugal aparece recorriendo la costa del Algarve hasta el Alentejo.
Floración y fructificación
Ephedra fragilis es una especie anemófila que comienza a florecer en abril, siendo en verano cuando sus semillas comienzan a madurar. Este estado es fácilmente identificable debido al color rojizo que adquieren las brácteas. La dispersión de los frutos es zoócora (1) (4).
Usos
Además de ser la fuente de la efedrina, comúnmente utilizado como antiasmático (2), E. fragilis es un elemento interesante para complementar instalaciones de cubierta vegetal en áreas críticas. Es una especie de carácter protector, especialmente contra la erosión en zonas margo-yesíferas. También es importante en repoblaciones como elemento para la diversificación del cortejo de Pinus halepensis. Respecto a su interés como ornamental, son más utilizados los ejemplares femeninos debido a lo vistoso de su fructificación: conos rojos, muy llamativos (4). En jardinería tiene interés para medianas, glorietas y taludes en combinación con otras especies arbustivas (retamas, adelfas, labiadas, cistáceas, etc.).
Multiplicación
Esta planta se multiplica muy fácilmente de semilla, germinando sin necesidad de tratamientos pregerminativos. La semilla la podemos extraer mediante el despulpado del fruto, haciendo un cribado posterior una vez lavadas las semillas. El proceso del despulpado es recomendable porque, además de favorecer la germinación, se evitan así posibles ataques fúngicos (1). Para la conservación de las semillas, se deben almacenar en condiciones de frío y baja humedad. Así podrán permanecer viables durante varios años. Un kilogramo puede contener de 54.000 a 55.000 semillas aproximadamente (1)(4).
Manejo en vivero
Para su siembra en vivero es recomendable colocar dos semillas por envase, utilizando un sustrato que contenga tierra procedente del hábitat de la planta, para favorecer su micorrización. Respecto a su adaptación a campo, deben utilizarse ejemplares de dos o tres savias, empleando un marco de plantación de 1 x 3 m. Es conveniente también el uso de protección de los plantones, como tubos u otros métodos, para evitar que sufran daños por parte de depredadores. Hecho ésto, el arraigue es exitoso, siendo el periodo normal de asentamiento de unos 6 años aproximadamente (4).
Observaciones
Existen algunas especies más de Ephedra en la Península Ibérica, las cuales normalmente alcanzan un metro o poco más de altura. Una de ellas es la Ephedra nebrodensis Tineo ex Guss., que llega a crecer a 1.700 m de altitud, ya que soporta mejor el frío que E. fragilis. Otra de ellas es Ephedra distachya L., que se desarrolla en arenales marinos y llega hasta los 1.200 m (2). Ambas especies están presentes en la Región de Murcia: la primera se da en las sierras del interior, tales como Sierra Espuña, El Gigante, El Carche y otras sierras del Noroeste. La segunda es propia de las zonas costeras de la Región (5).


Bibliografía
Costa Pérez, J.C., Sánchez Lancha, A. (2001). Manual para la identificación y reproducción de semillas de especies vegetales autóctonas de Andalucía (Tomos I y II). Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente.
López, G. (2004). Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares. 2ª edición. Ed. Mundiprensa, Madrid.
Rosúa Campos J.L., López de Hierro López, L., Martín Molero, J.C., Serrano Bernardo, F.A., Sánchez Lancha, A. (2001). Procedencias de las Especies Vegetales Autóctonas de Andalucía Utilizadas en Restauración de la Cubierta Vegetal. Tomos I, II. Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente.
Ruiz de la Torre, J., Carreras, C., García Viñas, I., Orti, M. (1996). Manual de la flora para la restauración de áreas críticas y diversificación en masas forestales. Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente.
Sánchez, P., Guerra, J., Coy, E., Hernández, A., Fernández, S., Carrillo, A.F. (1998). Flora de Murcia: Claves de Identificación e Iconografía de Plantas Vasculares. Ed. Diego Marín, Murcia. España.
Valdés, B., Talavera, S., Fernández-Galiano, E. (1987). Flora Vascular de Andalucía Occidental. Tomos I, II y III. Ed. Ketres, Barcelona. España.