Introducción             Fichas de especies             Flora y vegetación             Enlaces             Bibliografía             Novedades             Glosario

Nombre científico
Globularia alypum L.
Nombre común
Alipo, cebollana, coronilla de fraile, coronilla real, globularia.
Familia
Globulariaceae
Descripción
Mata perenne, de numerosos tallos leñosos y erguidos, de unos 80 cm de longitud, provistos de hojas hasta la inflorescencia. Hojas alternas, oblanceoladas y enteras, raras veces con 1 ó 2 dientes laterales de unos 25 x 6 mm de tamaño; son cortamente pecioladas, dispuestas regularmente a lo largo del tallo, aunque a veces puedan formar fascículos en los brotes cortos. Inflorescencias en capítulos terminales, con el receptáculo cónico e hirsuto. Las brácteas interflorales, de ápice tomentoso, pueden llegar a ser más largas que el cáliz. La corola es bilabiada, con el labio inferior más alargado, de color azulado: estos labios se disponen de forma radial en la inflorescencia, formando una especie de corona. El fruto es un aquenio, pequeño y encerrado dentro del cáliz (2) (4).
Ecología
Globularia alypum prefiere climas suaves, sin heladas. Normalmente crece sobre suelos calizos, formando parte de los matorrales que se desarrollan en cerros y colinas de suelo poco profundo (2). En la Región de Murcia suele crecer en matorrales de lugares soleados de los pisos termomediterráneo y mesomediterráneo, y ombroclimas de semiárido a seco (3).
Distribución
Crece por toda la Región Mediterránea. Dentro de la Península Ibérica, está presente en el Sureste, llegando a extenderse por el centro y en algunos puntos del Norte (2). Pero esta especie es especialmente frecuente en el litoral mediterráneo, desde Cataluña hasta la Región de Murcia, apareciendo también en Baleares.
Floración y fructificación
Suele florecer después de las primeras lluvias de otoño, prolóngandose hasta primavera (2). Según algunos autores, G. alypum florece y fructifica casi todo el año (4).
Usos
Aunque no se encuentran referencias sobre su uso ornamental, la vistosidad de sus flores y la persistencia de su follaje verde intenso le dan una extraordinaria potencialidad ornamental, sobre todo en jardines mediterráneos y xerojardines. Dado su porte arbustivo tiene mucho interés como planta tapizante para cubrir grandes superficies en combinación con otras especies como Lavandula spp, Salvia spp., Asteriscus maritimus, Myrtus communis, Santolina spp., etc. Es interesante también su utilización en los alrededores de los campos de golf o envolventes de las calles (outrough), constituidos por vegetación espontánea, que normalmente no se riega. Igualmente en glorietas combinado con adelfas, mirtos, retamas y otras arbustivas de porte bajo. También en medianas y taludes e incluso en terrizas de avenidas de nuevo ensanche, bien acompañando a otros arbustos, bien intercalada entre el arbolado viario. En medicina popular, se le atribuyen propiedades diuréticas y se utiliza contra el reumatismo articular. En grandes dosis puede resultar dañina. Actualmente forma parte de varias especialidades farmaceúticas, para tratar enfermedades biliares, estreñimiento y obesidad (2). Aunque no se encuentran referencias sobre su uso ornamental, la vistosidad de sus flores y la persistencia de su follaje verde intenso le dan una extraordinaria potencialidad ornamental, sobre todo en jardines mediterráneos y xerojardines.
Multiplicación
Estudios realizados por la UPCT acerca de las condiciones necesarias para la germinación de G. alypum, concluyen que una buena tasa de germinación (76%) se obtiene a una temperatura de 20ºC en total oscuridad. No obstante, para condiciones de fotoperiodo de 12 horas de luz y con temperaturas alternas de 20 y 15ºC , se obtienen resultados similares a los anteriores (74% de germinación). Aun así convendría seguir realizando ensayos con semillas de diferente procedencia temporal, así como estudiar cómo afecta el periodo de almacenaje a la germinación (1).
Manejo en vivero
Según los ensayos realizados en la UPCT (inéditos), el cultivo sobre los sustratos que normalmente se manejan en vivero no presenta ningún tipo de problema. Sus hojas relativamente coriáceas la hacen más o menos resistente a la sequía, por lo que los riegos pueden ser de baja intensidad y frecuencia. Incluso, si la humedad es excesiva, puede aparecer mortalidad por problemas fúngicos. Las plantas bien endurecidas soportan perfectamente el transplante a campo, presentando en jardines experimentales una longevidad importante.
Observaciones
Los capítulos de las plantas son persistentes, de modo que pasado el periodo de floración éstos se mantienen secos sobre la planta, restando valor ornamental, por lo que es aconsejable su eliminación.


Bibliografía
Balenzategui, L., Fernández, J.A., Bañón, S., González, A., Melgares, J., López, J. (2003). Estudio de la influencia de la temperatura y la luz en la capacidad germinativa de Globularia alypum L. Actas De Horticultura, 39: 495-497.
López, G. (2004). Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares. 2ª edición. Ed. Mundiprensa, Madrid.
Sánchez, P., Guerra, J., Coy, E., Hernández, A., Fernández, S., Carrillo, A.F. (1998). Flora de Murcia: Claves de Identificación e Iconografía de Plantas Vasculares. Ed. Diego Marín, Murcia. España.
Valdés, B., Talavera, S., Fernández-Galiano, E. (1987). Flora Vascular de Andalucía Occidental. Tomos I, II y III. Ed. Ketres, Barcelona. España.