Introducción             Fichas de especies             Flora y vegetación             Enlaces             Bibliografía             Novedades             Glosario

Nombre científico
Pinus pinea L.
Nombre común
Pino piñonero, pino doncel, pino real, pino manso
Familia
Pinaceae
Descripción
Árbol de hasta 30 metros de altura, de copa amplia y densa. Tronco recto y grueso. Su corteza es de color pardo-grisáceo y las grietas rojizas. Las ramas son gruesas y extensas. Sus acículas, dispuestas en fascículos de dos, están algo arqueadas y poseen un color verde intenso. Flores masculinas en espigas alargadas, oblongo-colíndricas. Piñas caducas, grandes (8-15 x 7-10 cm), de forma globosa. Semillas de color negruzco, con el ala rudimentaria, caduca y de testa leñosa (1) (7) (3) (310).
Ecología
El pino piñonero se distribuye principalmente en zonas de baja o media altitud, no pasando nunca de los 800-1.000 metros. Se encuentra en zonas con precipitaciones que varían de 400 a 1.000 mm (3), requeriendo una precipitación mínima de 250 mm (304). En la Península Ibérica aparece bajo clima mediterráneo, en zonas de transición hacia un clima algo más nemoral y bajo zonas de clima continental (3). Pinus pinea prefiere suelos arenosos y profundos. Se desarrolla mal sobre terrenos arcillosos y compactos, y aunque soporta la salinidad no suele crecer en zonas demasiado salinas (3).
Distribución
Elemento mediterráneo. Aparece por todo el sur de Europa y el suroeste asiático (7). También en las Islas Canarias. En la península Ibérica abunda en el centro, sur y este de España y en el sur de Portugal. En la Región de Murcia se extiende de manera abundante en las sierras silíceas de Lorca y Puerto Lumbreras (5), donde las mayores poblaciones las podemos encontrar en el Cabezo de la Jara.
Floración y fructificación
Especie monoica, florece de marzo a mayo (7) y sus frutos maduran en el tercer año (2) (1). La dispersión de las semillas del pino piñonero es por gravedad, al ser los piñones pesados y no presentar ala desarrollada. Se ha observado diseminación por aves.
Usos
Es la especie de pino más ornamental, cuya forma aparasolada lo recomienda en avenidas amplias con amplio bulevar central. Puede utilizarse como elemento aislado o creando bosquetes y bandas en plazas, parques y jardines. No es recomendable su uso como árbol de alineación en aceras.
Multiplicación
Sus semillas germinan bien (la tasa de germinación en laboratorio es alta, sobre un 80%). A una temperatura de 20ºC se consigue una germinación homogénea en unos 15 días (304). No necesita tratamientos pregerminativos, aunque puede conseguirse más homogeneidad en la germinación teniendo las semillas en agua durante 12 horas (1). Para la conservación de las semillas es conveniente mantenerlas a una temperatura aproximada de 4-5ºC y un nivel de humedad del 6 al 8% (2).
Manejo en vivero
La producción de P. pinea en vivero es bastante buena y suele llevarse a cabo en primavera (1). Para evitar que el potente sistema radicular de la especie tome la forma del envase, deben utilizarse sistemas antiespiralizantes efectivos. Es una especie bastante tolerante respecto al tamaño del contenedor y a la densidad de siembra; las primeras densidades pueden rondar las 500 plantas/m2. No necesita altas dosis de fertilización para obtener un buen desarrollo y tolera bien los inviernos. Puede cultivarse al aire libre sin problemas. Tiene grandes necesidades de transpiración, por lo que se debe llevar especial cuidado con las condiciones de humedad. La germinación tarda sobre unas dos semanas y seguidamente entra en fase de crecimiento, que es también rápida. Esto hace que puedan desarrollar bien en una savia tanto la parte aérea como la radicular. Comienza a endurecerse a los tres o cuatro meses de edad, y unos dos meses después puede trasladarse a campo (304).
Observaciones
P. pinea se encuentra catalogada como especie cuyo aprovechamiento en el territorio de la Región de Murcia requiere la obtención de autorización administrativa previa según el Decreto 50/2003, 30 mayo, por el que se crea el Catálogo Regional de Flora Silvestre Protegida de la Región de Murcia. Debido a la variabilidad de ecotipos que pueden presentar las especies de amplia distribución geográfica, es importante tener en cuenta a la hora de escoger el material forestal la región de procedencia del mismo, la cual podemos consultar en la página web del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino


Bibliografía
Costa Pérez, J.C., Sánchez Lancha, A. (2001). Manual para la identificación y reproducción de semillas de especies vegetales autóctonas de Andalucía (Tomos I y II). Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente.
García-Fayos, P., Gulias, J., Martínez, J., Marzo, A., Melero, J.P., Traveset, A., Veintimilla, P., Verdú, M., Cerdán, V., Gasque, M., Medrano, H. (2001). Bases ecológicas para la recolección, almacenamiento y germinación de semillas de especies de uso forestal de la Comunidad Valenciana. Banc de LLabors Forestals (Consellerìa de Medio Ambient de la Generalitat Valenciana).
Rosúa Campos J.L., López de Hierro López, L., Martín Molero, J.C., Serrano Bernardo, F.A., Sánchez Lancha, A. (2001). Procedencias de las Especies Vegetales Autóctonas de Andalucía Utilizadas en Restauración de la Cubierta Vegetal. Tomos I, II. Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente.
Castroviejo, S., Laínz, M., López González, G., Montserrat, P., Muñoz Garmendia, F., Paiva, J., Villar, L. (Eds.) (1986). Flora Ibérica. Plantas Vasculares de la Península Ibérica e Islas Baleares. Vol. I. de. Real Jardín Botánico, CSIC. Madrid.
Sánchez, P., Guerra, J., Coy, E., Hernández, A., Fernández, S., Carrillo, A.F. (1998). Flora de Murcia: Claves de Identificación e Iconografía de Plantas Vasculares. Ed. Diego Marín, Murcia. España.
Peñuelas, J.L., Ocaña, L. (2000). Cultivo de plantas forestales en contenedor. Ed. Mundi-Prensa, Madrid. España. 190 pp.
Valdés, B., Talavera, S., Fernández-Galiano, E. (1987). Flora Vascular de Andalucía Occidental. Tomos I, II y III. Ed. Ketres, Barcelona. España.