Introducción             Fichas de especies             Flora y vegetación             Enlaces             Bibliografía             Novedades             Glosario

Nombre científico
Pinus nigra subsp. salzmannii (Dunal) Franco
Nombre común
Pino blanco, pino salgareño, pino laricio
Sinónimos
Pinus clusiana Clemente in Arias & al., Pinus laricio subsp. salzmannii (Dunal) K. Richt., Pinus nigra J.F. Arnold subsp. nigra J.F. Arnold, Pinus pyrenaica Lapeyr.
Familia
Pinaceae
Descripción
Árbol de tamaño medio que puede alcanzar los 30 metros de altura. Cuando aún es joven el color de su corteza es de un color grisáceo a plateado, pasando a ser marrón oscuro conforme envejece. La morfología de su copa también varía con los años: primero ovoide, con ramas dispuestas desde la base, para después tomar una forma aparasolada y algo irregular. Las ramillas son pardo-rojizas. Acículas en fascículos de dos, de color verde claro, flexibles y no punzantes. Piñas aparentemente sentadas, caducas, de unos 4-6 x 2-4 cm de tamaño y de color pardo-rojizo o pardo-amarillento. Semillas aladas, de color oscuro y de unos 3-8 mm de longitud (1) (4) (6).
Ecología
En el territorio peninsular, las poblaciones de Pinus nigra son muy diferentes entre sí, ya que modifica su aspecto según el terreno (4). Crece desde los 800 hasta los 2.000 metros de altitud, y necesita de un clima subhúmedo, aunque resiste bien el frío y la sequedad ambiental (6). Es una especie intermedia entre los pinos de alta montaña como Pinus sylvestris y los más termófilos como Pinus halepensis (304). Indiferente en cuanto al tipo de suelo, pero prefiere los terrenos calizos (6).
Distribución
Se distribuye por el Mediterráneo. En la Península Ibérica sólo aparece en España (ya que en Portugal no aparece de forma natural), principalmente en las regiones del Levante y el Sur, introduciéndose hasta las Cordilleras Béticas, y con presencia menos abundante en zonas de Castilla y León, La Rioja, Castilla-La Mancha y el Pirineo (304). En la Región de Murcia la encontramos desde Sierra Espuña hasta las sierras del Noroeste (7).
Floración y fructificación
Especie monoica, florece de marzo a mayo y sus frutos maduran a los dos años. La fructificación de P. nigra es bastante irregular, sólo cuantiosa cada tres o cuatro años (3).
Usos
Esta especie presenta interés para la formación de pequeños grupos arbóreos con especies caducifolias y otras coníferas, buscando así contrastes de volumen y cromáticos muy estéticos y de alto valor ornamental; en este caso, deben espaciarse suficientemente para favorecer el correcto desarrollo de las copas. Habrá que tener presente que tiene requerimientos hídricos superiores al pino carrasco o al pino piñonero.
Multiplicación
La extracción de la semilla se realiza mediante el secado de los frutos y su separación por densidad para eliminar las semillas vacías (1). Su almacenamiento y conservación deben realizarse en condiciones de frío (4-5ºC) y baja humedad (6-8%) (3). Se multiplica bien de semilla, obteniendo un 93% de germinación en laboratorio para las variedades de P. nigra españolas, pudiendo tardar unos 10 días si las condiciones de temperatura y humedad son adecuadas (304). Un régimen alterno de temperaturas de 10-25 ºC y fotoperíodo de 12 horas, hacen que la germinación sea mayor y más rápida, al igual que un régimen continuo de temperatura entre los 10 y los 25 ºC en condiciones de total oscuridad también favorece la germinación (3). Esta especie no necesita tratamientos pregerminativos, aunque puede recurrirse a la pregerminación en arena húmeda (1). Se ha realizado un estudio sobre de la reducción de la fertilidad de Pinus nigra con la edad, el cual sugiere que la capacidad reproductiva de la especie se mantiene con cierta normalidad en los pinos negrales senescentes, siendo este aspecto muy importante en cuanto al mantenimiento de su biodiversidad (8).
Manejo en vivero
Para su cultivo en vivero, hay que tener cuidado con el tamaño y forma del contenedor, ya que un contenedor demasiado pequeño, y sobre todo redondo, puede disminuir su crecimiento. Con envases adecuados, de un tamaño de 150 cm3 o superior, pueden soportar altas densidades de plantación (800 plantas/m2). Tiene un desarrollo inicial lento, lo cual la convierte en especie susceptible a ataques por dumping-off (principalmente en la fase de plántula). Pinus nigra es la especie del género que más tarda en desarrollarse, tanto por la fase de establecimiento como por la de crecimiento. Puede cultivarse en exterior, pero se alargaría más su ciclo de cultivo que si se cultivara en un ambiente controlado como lo es el invernadero. Por tanto controlando las condiciones ambientales podemos obtener una buena planta en una savia. Si las condiciones dentro del invernadero son poco forzadas, la planta necesitará dos savias para conseguir un buen desarrollo. La fase de endurecimiento de las plantas se basa en este caso en la disminución de las condiciones de temperatura más que en la disminución de la fertilización (304).
Observaciones
En la obra Flora Ibérica (310) se reconocen dos subespecies: la subespecie nigra, originaria del Centro y Sur de Europa (con la que se han repoblado zonas del norte y centro de España) y la subespecie salzmanni, autóctona en España. En realidad se trata de una especie colectiva con diversas variantes geográficas de separación díficil (310). Debido a la variabilidad de ecotipos que pueden presentar las especies de amplia distribución geográfica, es importante tener en cuenta a la hora de escoger el material forestal la región de procedencia del mismo, la cual podemos consultar en la página web del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. P. nigra se encuentra catalogada como especie cuyo aprovechamiento en el territorio de la Región de Murcia requiere la obtención de autorización administrativa previa según el Decreto 50/2003, 30 mayo, por el que se crea el Catálogo Regional de Flora Silvestre Protegida de la Región de Murcia.


Bibliografía
Costa Pérez, J.C., Sánchez Lancha, A. (2001). Manual para la identificación y reproducción de semillas de especies vegetales autóctonas de Andalucía (Tomos I y II). Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente.
Tíscar Oliver, P. A. (2002). Capacidad reproductiva de Pinus nigra subsp. salzmannii en relación con la edad de la planta madre. Investigación agraria. Sistemas y recursos forestales,2: 357-372.
García-Fayos, P., Gulias, J., Martínez, J., Marzo, A., Melero, J.P., Traveset, A., Veintimilla, P., Verdú, M., Cerdán, V., Gasque, M., Medrano, H. (2001). Bases ecológicas para la recolección, almacenamiento y germinación de semillas de especies de uso forestal de la Comunidad Valenciana. Banc de LLabors Forestals (Consellerìa de Medio Ambient de la Generalitat Valenciana).
Rosúa Campos J.L., López de Hierro López, L., Martín Molero, J.C., Serrano Bernardo, F.A., Sánchez Lancha, A. (2001). Procedencias de las Especies Vegetales Autóctonas de Andalucía Utilizadas en Restauración de la Cubierta Vegetal. Tomos I, II. Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente.
Castroviejo, S., Laínz, M., López González, G., Montserrat, P., Muñoz Garmendia, F., Paiva, J., Villar, L. (Eds.) (1986). Flora Ibérica. Plantas Vasculares de la Península Ibérica e Islas Baleares. Vol. I. de. Real Jardín Botánico, CSIC. Madrid.
Ruiz de la Torre, J., Carreras, C., García Viñas, I., Orti, M. (1996). Manual de la Flora para la restauración de áreas críticas y diversificación en masas forestales. Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía (Ed.)
Sánchez, P., Guerra, J., Coy, E., Hernández, A., Fernández, S., Carrillo, A.F. (1998). Flora de Murcia: Claves de Identificación e Iconografía de Plantas Vasculares. Ed. Diego Marín, Murcia. España.
Peñuelas, J.L., Ocaña, L. (2000). Cultivo de plantas forestales en contenedor. Ed. Mundi-Prensa, Madrid. España. 190 pp.