Introducción             Fichas de especies             Flora y vegetación             Enlaces             Bibliografía             Novedades             Glosario

Nombre científico
Lavandula dentata L.
Nombre común
Cantueso, cantueso dentado, cantueso rizado, espliego dentado, garlanda.
Familia
Labiatae
Descripción
Mata de hojas persistentes que suele alcanzar el metro de altura (hasta 1,30 m). Posee varios tallos muy ramificados provistos de numerosos y cortos pelos. Sus hojas son dentadas, tomentosas y casi siempre revolutas. Su inflorescencia es de color violeta, densa, y se asemeja a la forma de una espiga, rematada en su ápice por un corto penacho de brácteas. El fruto es una tetranúcula, aunque a veces no hay más de un fruto maduro por flor. Las núculas son de color oscuro, casi negras, y de cubierta lisa (5) (3).
Ecología
Crece en el piso termomediterráneo, con un ombrotipo de seco a semiárido (4). Habita en matorrales del litoral mediterráneo, normalmente sobre suelos calizos y pedregosos.
Distribución
Lavandula dentata se encuentra distribuida por el oeste de la Región Mediterránea, el suroeste de Asia y en la Región Macaronésica (5). En la Península Ibérica sólo la encontramos en el litoral mediterráneo, desde el sur de Cataluña hasta la costa gaditana. Está también presente en ambos archipiélagos españoles. En la Región de Murcia aparece en los matorrales de ambientes templados, fundamentalmente en el litoral y en algunas zonas de solana de las sierras del interior (4).
Floración y fructificación
Florece de marzo a mayo (5).
Usos
Lavandula dentata va muy bien como elemento a incluir en macizos florales, borduras, setos bajos y en distintas combinaciones de color con otras especies (1). Además, no debemos olvidar que se trata de una especie aromática. En España es una de las principales arómaticas producidas en viveros ornamentales (319). Puede sustituir a especies alóctonas como la lantana (Lantana camara L.), ya que, además de ser especie invasora, la lantana está considerada una de las especies más nocivas a escala mundial (316). Respecto a su mantenimiento, es conveniente realizar de vez en cuando una poda, con el fin de evitar el envejecimiento de algunas zonas y que su porte sea excesivo (324).
Multiplicación
Estudios acerca de la germinación de otras lavandas (Lavandula stoechas), concluyen que bajo un régimen de temperaturas de 10-20ºC, con un fotoperiodo de 12 horas se consiguen buenos porcentajes de germinación (a 10ºC en luz se consigue un 96% de semillas germinadas) (326). Otros ensayos realizados con Lavandula latifolia indican que aplicando 250 ppm de ácido giberélico durante 24 horas se obtiene un porcentaje de germinación del 85,5%, y que con un pretratamiento con agua oxigenada al 1% durante un día se obtiene una germinación también del orden del 85% (323). Respecto a la propagación vegetativa, algunos estudios realizados (320) afirman que utilizando yemas axilares de plantas adultas de Lavandula dentata puede obtenerse una buena tasa de multiplicación utilizando un medio de {cultivo MS} (Murashige y Skoog) complementado con una combinación de 2,2 μM de benzyladenina y 2,5 μM de ácido indol-3-butírico. Estos estudios también afirman que la mejor condición para el enraizamiento es utilizar un medio MS junto con 2,5 μM de ácido naftaleneacético. Estudios sobre el enraizamiento de lavandulas afirman que el tratamiento de los esquejes con 100 mg/l de AIB durante 20 horas incrementa la capacidad de enraizamiento en un 15%, al igual que se adelanta en 5 ó 6 días la aparición de las raíces (327).
Manejo en vivero
La producción española de lavanda en vivero se concentra en mayor parte en el levante, ya que además, al tratarse de una especie mediterránea, el clima le es más favorable a su desarrollo (319). En los viveros de aromáticas el proceso de producción de este tipo de plantas es similar para todas ellas: multiplicación por esqueje, enraizado de las plantas y aclimatación, siendo esta última muy importante, ya que si las plantas no están suficientemente endurecidas pueden disminuir su desarrollo cuando se trasplanten a maceta. También aconsejan utilizar un sustrato de alta permeabilidad para crear un hábitat edáfico similar a los terrenos de los que proceden este tipo de plantas. Afirman que no suele haber problemas de enfermedades si se realizan los correspondientes tratamientos preventivos (321). Para la obtención de planta a partir de semilla, se puede hacer en otoño (con temperaturas frescas), sembrando varias semillas por alveolo. Lavandula dentata debe ser considerada como una especie glicófita, ya que según algunos ensayos, reduce su crecimiento conforme aumenta la cantidad de sal en el agua de riego, por tanto debe evitarse el exceso de sales a la hora de regar (322).
Observaciones
En Murcia se utiliza desde antaño como planta medicinal casera, como remedio para distintas afecciones del estómago y de los riñones (2). Se encuentra catalogada como especie cuyo aprovechamiento en el territorio de la Región de Murcia requiere la obtención de autorización administrativa previa según el Decreto 50/2003, 30 mayo, por el que se crea el Catálogo Regional de Flora Silvestre Protegida de la Región de Murcia.


Bibliografía
García Cruz, A. (2008). El problema de las plantas invasoras procedentes de la jardinería. El caso del Mediterráneo andaluz. Plantflor, 125: 77-80.
López, G. (2004). Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares. 2ª edición. Ed. Mundiprensa, Madrid.
Ruiz de la Torre, J., Carreras, C., García Viñas, I., Orti, M. (1996). Manual de la Flora para la restauración de áreas críticas y diversificación en masas forestales. Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía (Ed.)
Sánchez, P., Guerra, J., Coy, E., Hernández, A., Fernández, S., Carrillo, A.F. (1998). Flora de Murcia: Claves de Identificación e Iconografía de Plantas Vasculares. Ed. Diego Marín, Murcia. España.
Valdés, B., Talavera, S., Fernández-Galiano, E. (1987). Flora Vascular de Andalucía Occidental. Tomos I, II y III. Ed. Ketres, Barcelona. España.