Introducción             Fichas de especies             Flora y vegetación             Enlaces             Bibliografía             Novedades             Glosario

Nombre científico
Lavandula lanata Boiss.
Nombre común
Alhucema, alhucema bravía, alhucema de Andalucía, alucema, espliego basto.
Familia
Labiatae
Descripción
Mata de unos 20-60 cm de altura, con numerosos tallos y de un color girsáceo-blanquecino gracias a que están cubiertos por pelos muy ramificados y persistentes. Sus hojas son enteras, revolutas y opuestas. Inflorescencia terminal, densa, con las flores hermafroditas y de un color violáceo. El fruto es una tetranúcula aunque a veces no hay más de un fruto maduro por flor. Las núculas son de color oscuro, casi negras, y de cubierta lisa (4) (2).
Ecología
Es una especie endémica del sur de España (2). Crece en los pisos bioclimáticos mesomediterráneo y supramediterráneo con ombroclima seco. Habita en los matorrales que se desarrollan sobre calizas y dolomías (3), en ambiente de montaña (2). Se encuentra formando parte de la vegetación esclerófila del sotobosque de pinares de Pinus nigra y Pinus pinaster y encinares (2).
Distribución
Se distribuye exclusivamente por el sur de España (4). En la Región de Murcia está presente en la Sierra del Gigante y en el Cabezo de la Jara (Puerto Lumbreras) (3).
Floración y fructificación
Florece de julio a septiembre (4) y sus frutos maduran entre septiembre y finales de octubre (2).
Usos
L. lanata, al igual que L. dentata, puede utilizarse en macizos florales, borduras, setos bajos y en distintas combinaciones de color con otras especies (1).También es interesante en la creación de contrastes cromáticos, o de textura y volumen, con otras especies arbustivas e incluso combinada con palmáceas de escasa altura como Chamaerops humilis (a la cual complementa muy bien, tanto sola como combinada con herbáceas mediterráneas, bulbosas, etc.). Por su porte arbustivo también presenta interés para incluirla en medianas, glorietas, jardineras de obra en paseos y avenidas o en terrizas de avenidas de nuevo ensanche. Además es una especie aromática, lo cual, desde el punto de vista organoléptico, le confiere unas características únicas a la hora de ser incluida en un jardín. Puede sustituir a especies alóctonas como la lantana (Lantana camara L.), que es especie invasora (316). Respecto a su mantenimiento, es conveniente realizar de vez en cuando una poda, con el fin de evitar el envejecimiento de algunas zonas y que su porte sea excesivo (324). También se utiliza en estabilización de taludes (2).
Multiplicación
Lavandula lanata se reproduce bien tanto de semilla como por esqueje, y la especie no necesita tratamiento pregerminativo alguno. Para la obtención de la semilla se procede al ordeño de las inflorescencias y después a su separación del cáliz (2). Estudios acerca de la germinación de otras lavandas (Lavandula stoechas), concluyen que bajo un régimen de temperaturas de 10-20ºC, con un fotoperiodo de 12 horas se consiguen buenos porcentajes de germinación (a 10ºC bajo luz se consigue un 96% de semillas germinadas) (326). Otros ensayos realizados con Lavandula latifolia indican que aplicando 250 ppm de ácido giberélico durante 24 horas se obtiene un porcentaje de germinación del 85,5%, y que con un pretratamiento con agua oxigenada al 1% durante un día se obtiene una germinación también del orden del 85% (323). Ensayos realizados en la UPCT sobre la capacidad de enraizamiento de Lavandula lanata, demuestran que una aplicación hormonal de ácido naftalenacético (ANA) al 0,4%, combinado con ácido indolbutírico (AIB) también al 0,4% y un 15% de Captan, da lugar a un buen nivel de enraizamiento en esquejes apicales, el cual mejora (de un 63% a un 73% de capacidad de enraizamiento) si se realiza bajo un film plástico, consiguiéndose rápidamente un buen sistema radicular (325). Otros estudios sobre el enraizamiento de Lavanda sp. afirman que el tratamiento de los esquejes con 100 mg/l de AIB durante 20 horas incrementa la capacidad de enraizamiento en un 15%, al igual que se adelanta en 5 ó 6 días la aparición de las raíces (327).
Manejo en vivero
La siembra en vivero puede realizarse colocando de cuatro a cinco semillas por alveolo. El sustrato a utilizar es recomendable que sea similar al que más tarde se quiera trasplantar, siempre mezclado con algún sustrato vegetal. Es aconsejable hacer la siembra en otoño o primavera. Si en vez de una siembra, se utilizan esquejes, éstos deben tener de 8 a 12 cm de longitud y estar ya lignificados (2). La producción española de lavanda en vivero se concentra en mayor parte en el levante, ya que al tratarse de una especie mediterránea, el clima le es más favorable a su desarrollo (319). En viveros que producen especies aromáticas, el proceso es prácticamente el mismo para todas ellas: la producción comienza con la multiplicación por esqueje, seguido del enraizado de las plantas, para después endurecerlas. Aconsejan utilizar un sustrato de alta permeabilidad, similar a los terrenos de los que proceden este tipo de plantas. Si se realizan los correspondientes tratamientos preventivos no suele haber problemas de enfermedades (321).
Observaciones
Lavandula lanata se encuentra catalogada como especie cuyo aprovechamiento en el territorio de la Región de Murcia requiere la obtención de autorización administrativa previa según el Decreto 50/2003, 30 mayo, por el que se crea el Catálogo Regional de Flora Silvestre Protegida de la Región de Murcia.


Bibliografía
García Cruz, A. (2008). El problema de las plantas invasoras procedentes de la jardinería. El caso del Mediterráneo andaluz. Plantflor, 125: 77-80.
Ruiz de la Torre, J., Carreras, C., García Viñas, I., Orti, M. (1996). Manual de la Flora para la restauración de áreas críticas y diversificación en masas forestales. Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía (Ed.)
Sánchez, P., Guerra, J., Coy, E., Hernández, A., Fernández, S., Carrillo, A.F. (1998). Flora de Murcia: Claves de Identificación e Iconografía de Plantas Vasculares. Ed. Diego Marín, Murcia. España.
Valdés, B., Talavera, S., Fernández-Galiano, E. (1987). Flora Vascular de Andalucía Occidental. Tomos I, II y III. Ed. Ketres, Barcelona. España.