Introducción             Fichas de especies             Flora y vegetación             Enlaces             Bibliografía             Novedades             Glosario

Nombre científico
Atriplex halimus L.
Nombre común
Salao, salao blanco, armuelle, marismo, osagra.
Sinónimos
Atriplex assoi Léon Dufour, Atriplex candicans Link, Atriplex halimus var. denticulata Sennen & Pau in Sennen, Atriplex incana F. Dietr., Atriplex salsuginea Sennen & Pau in Sennen, Atriplex serrulata Pau.
Familia
Chenopodiaceae
Descripción
Arbusto de hasta 2-2,5 metros de altura, glauco y muy ramificado desde su base. Tallos periféricos dispuestos de modo más horizontal que los interiores. Su corteza es de color verde-grisáceo. Las hojas de forma muy variable, desde ovadas a elípticas, de pecíolo corto y dispuestas de forma alterna. Flores muy pequeñas, de color amarillento y dispuestas en panículas. El fruto es un aquenio ovoide que se encuentra protegido por dos valvas. Las semillas tienen forma redondeada y son de un color blanquecino (2) (1) (6) (3).
Ecología
Crece en los pisos termomediterráneo y mesomediterráneo, con ombroclima semiárido o seco. Suele desarrollarse en terrenos algo salinos y húmedos (4), en suelos margosos o yesosos (3) o en zonas costeras formando parte del matorral (2). Crece desde el nivel del mar hasta los 1.000 metros de altitud (2) (3).
Distribución
El salao se presenta por toda la Región Mediterránea: aparece en el sur de Europa, el norte de África y el oeste y suroeste de Asia (6). En la Península Ibérica, Atriplex halimus se distribuye a lo largo de la costa mediterránea, desde Cataluña hasta Andalucía, llegando a la costa atlántica onubense y del sur de Portugal. En la región de Murcia aparece prácticamente por todo el territorio (4).
Floración y fructificación
Florece desde principios de verano hasta otoño, pudiendo hacerlo hasta diciembre. Los primeros frutos se pueden recolectar en noviembre, prolongándose la fructificación hasta el mes de abril (1) (6).
Usos
Destaca por el llamativo color plateado de sus hojas. Es una especie muy resistente a la sequía, respondiendo al estrés hídrico a través de la reducción de su sistema foliar. Esta característica la convierte en una especie adecuada para zonas áridas (342). Especie de interés para la formación de setos y macizos de arbustos en taludes (317), también en isletas y medianas de calles y avenidas con poco tráfico y en suelos yesíferos. No se recomienda su utilización en áreas con tráfico intenso, pues el humo del mismo oscurece sus hojas, restándole valor ornamental. El salao puede alternarse con otras especies arbustivas (labiadas, cistáceas, etc.), buscando contrastes cromáticos y de volumen. También se adapta muy bien al recorte por lo que es interesante para obtener formas geométricas (topiaria) en el jardín y conformar barreras vegetales.
Multiplicación
A. halimus puede reproducirse tanto por semilla como por esqueje (3). Para su multiplicación por semilla se puede efectuar un lavado de las semillas como tratamiento pregerminativo (1). La germinación puede verse afectada por estrés salino al que se ven sometidas las plantas en condiciones de alta salinidad. Las semillas tienen mayor facilidad para germinar cuanto menor sea el nivel de salinidad del agua, y la región de procedencia de las semillas juega un papel muy importante en el comportamiento de la germinación. Así, algunos autores sugieren que las semillas procedentes de las zonas de litoral y costeras responden mejor a la germinación después de haber sido sometidas a un estrés salino (343). Según algunos estudios, se puede aliviar el efecto que ejerce la salinidad sobre las tasas de germinación de A. halimus utilizando reguladores del crecimiento mediante una aplicación exógena de 28,8 pmol/l de ácido giberélico (GA3) y de 46,6 μmol/l de “Kinetine”, pudiendo soportar así la especie concentraciones salinas de hasta 20-40 g/l de NaCl (344). Para la conservación de las semillas solamente es necesario mantenerlas en un lugar con temperatura y humedad bajas (3), manteniendo así su viabilidad sin problemas (1). Un kilogramo de semillas contiene unas 30.000 unidades (5). Respecto a las técnicas de enraizamiento, ensayos realizados con la subespecie A. halimus subsp. schweinfurthii proponen la utilización de esquejes basales sin tratar, ya que es de fácil enraizamiento, como mejor opción para su multiplicación vegetativa (345). Para la inducción a la formación de callo en el caso de propagación in vitro, la buena callogénesis depende directamente de los macroelementos que contengan los medios de cultivo, siendo buenos medios el de Murashige & Skoog (MS) diluido al 50% o el Gamborg (G) diluido al 10% (346). Otros autores proponen , a la hora de micropropagar brotes axilares de A. halimus, la utilización de un medio de cultivo MS (Murashige & Skoog) diluido al 50%, con 3 g/l de NaCl y ácido naftalenacético al 10-7 M, obteniendo así una óptima tasa de enraizamiento (89%) (347).
Manejo en vivero
Para su cultivo en vivero se recomienda realizar la siembra en primavera (1), poniendo de dos a tres semillas por envase (3). También es aconsejable el uso de un sustrato similar al de la zona donde se trasplantará posteriormente (es decir, que contenga cierta cantidad de sal), mezclado con sustrato vegetal (3). Pueden emplearse envases forestales de 200 cm3 (1). La plantación en el terreno debe hacerse en otoño, utilizando plantas de una o dos savias (3).


Bibliografía
Costa Pérez, J.C., Sánchez Lancha, A. (2001). Manual para la identificación y reproducción de semillas de especies vegetales autóctonas de Andalucía (Tomos I y II). Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente.
López, G. (2004). Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares. 2ª edición. Ed. Mundiprensa, Madrid.
Ruiz de la Torre, J., Carreras, C., García Viñas, I., Orti, M. (1996). Manual de la Flora para la restauración de áreas críticas y diversificación en masas forestales. Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía (Ed.)
Sánchez, P., Guerra, J., Coy, E., Hernández, A., Fernández, S., Carrillo, A.F. (1998). Flora de Murcia: Claves de Identificación e Iconografía de Plantas Vasculares. Ed. Diego Marín, Murcia. España.
Semillas Silvestres S.L. (2007). Catálogo de Semillas Autóctonas Ibéricas. Edita: Semillas Silvestres S.L. Córdoba. España. 48 pp.
Valdés, B., Talavera, S., Fernández-Galiano, E. (1987). Flora Vascular de Andalucía Occidental. Tomos I, II y III. Ed. Ketres, Barcelona. España.