Introducción             Fichas de especies             Flora y vegetación             Enlaces             Bibliografía             Novedades             Glosario

Nombre científico
Juniperus oxycedrus L.
Nombre común
Enebro, enebro marino, enebro albar, enebro de la miera
Sinónimos
Juniperus macrocarpa Sm., Juniperus rufescens Link
Familia
Cupressaceae
Descripción
Árbol o arbusto de porte piramidal, normalmente de unos 1,5-3 metros de altura, que en ocasiones puede alcanzar los 6-8 e inlcuso los 20 metros. Sus hojas son aciculares y agudas, tienen dos bandas glaucas en el haz. Es una especie dioica. Sus flores masculinas forman glomérulos amarillos; las femeninas dan lugar a gálbulos globosos, que pasan de tener un color verde al principio a ser pardo-rojizos en la madurez. Estos gálbulos son coriáceos y cada uno contiene normalmente tres semillas en su interior. La semilla posee una testa gruesa. Es alargada y angulosa, de unos 5-7 mm de tamaño y color pardo-amarillento (1) (5) (3).
Ecología
Suele habitar en bosques esclerófilos mediterráneos, como los encinares, sobre todo tipo de suelos, creciendo bien incluso en terrenos pedregosos y poco profundos (1), aunque prefiere los de textura limosa o arenosa (3). Así mismo soporta bien los climas secos, creciendo frecuentemente en solanas (1). Su distribución altitudinal comprende desde el nivel del mar hasta los 1.000-1.600 metros (pisos termomediterráneo, mesomediterráneo y supramediterráneo (1) (3). En las zonas más áridas del sureste de la Península Ibérica busca lugares más húmedos, como umbrías y barrancos, y es en este tipo de zonas donde aparece asociado a otras especies como Anthyllis cytisoides, Stipa tenacissima, Rhamnus lycioides, Genista spartioides y Pinus halepensis entre otras (3).
Distribución
Se distribuye por todo el Sur de Europa, el Norte de África y el por el oeste asiático (5). En la Península Ibérica aparece prácticamente por todo el territorio, excepto en Galicia, Vizcaya y Guipúzcoa (3). Tampoco aparece en las Islas Canarias pero sí en Baleares. En la Región de Murcia está extendida por todo el territorio (4).
Floración y fructificación
De Noviembre a Enero (5). Es una especie normalmente dioica, aunque algunos ejemplares pueden tener flores de ambos sexos o hermafroditas (2). La polinización de Juniperus oxycedrus suele tener lugar en invierno y es anemófila (2). Los gálbulos maduran al final del verano del segundo año (3) y su dispersión es zoócora (2). La producción de frutos varía mucho de un año a otro, y gran parte de ellos suele contener semillas vanas (2).
Usos
Puede emplearse para formar setos y borduras de cierta altura, ya que su lento crecimiento favorece este tipo de formaciones. La coloración rojiza de su corteza (de cuya destilación se obtienen aceites de aplicación medicinal) es de aspecto muy llamativo, destacando así en espacios abiertos y cuadros ajardinados, bien aislado o en grupos de unos pocos ejemplares. La abundancia y coloración de sus frutos carnosos en ejemplares femeninos es un elemento ornamental que aporta también vistosidad a esta especie. La utilización de los mismos presenta una doble ventaja, produce frutos con valor ornamental y no produce polen (causante de alergias). Así mismo, el enebro puede utilizarse en medianas arboladas (al igual que otras coníferas), desempeñando un papel importante y distinguido. Igualmente, presenta un gran interés para jardineras de obra, espacios ajardinados en las intersecciones de las calles, terrizas de avenidas de nuevo ensanche y taludes
Multiplicación
J. oxycedrus se reproduce por semilla, pero ésta es lenta y costosa debido a que presentan un letargo fisiológico, por lo que es necesaria la aplicación de tratamientos de estratificación (2) (3). Pueden realizarse varios tipos. Si las semillas se recolectan antes de que el fruto esté del todo maduro, sólo será necesaria una leve escarificación mecánica antes de comenzar a sembrarlas, germinando así en la primavera siguiente (2). Puesto que las semillas suelen presentar letargo, se recomienda mantenerlas durante 2-3 meses en turba o arena húmedas a 40-50ºC y seguidamente mantenerlas durante 3-4 meses a 3-4ºC. Con una estratificación húmeda a 10ºC durante 13 meses, puede obtenerse un 80% de germinación (1). También podemos aplicar una escarificación química con ácido sulfúrico al 95-97% durante unos 30-60 minutos (2). Otro posible tratamiento es mantener las semillas en remojo durante 24 horas y después someterlas a 45-50ºC y luz para la germinación (1). Para separar la pulpa de la semilla se pueden dejar en remojo los frutos en agua y lejía al 1%, y seleccionarlas después mediante flotación. Para conservarlas es recomendable un nivel de humedad del 6-8% a una temperatura entre 4 ó 5ºC (viabilidad durante cuatro o cinco años) (2). El número medio de semillas por kilogramo es de 31.767 (2).
Manejo en vivero
Como se ha citado anteriormente, suele sembrarse de septiembre a noviembre, o también puede hacerse en primavera si las semillas están estratificadas.
Observaciones
El enebro se encuentra catalogado como especie de interés especial según el Decreto 50/2003, 30 mayo, por el que se crea el Catálogo Regional de Flora Silvestre Protegida de la Región de Murcia.


Bibliografía
Costa Pérez, J.C., Sánchez Lancha, A. (2001). Manual para la identificación y reproducción de semillas de especies vegetales autóctonas de Andalucía (Tomos I y II). Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente.
García-Fayos, P., Gulias, J., Martínez, J., Marzo, A., Melero, J.P., Traveset, A., Veintimilla, P., Verdú, M., Cerdán, V., Gasque, M., Medrano, H. (2001). Bases ecológicas para la recolección, almacenamiento y germinación de semillas de especies de uso forestal de la Comunidad Valenciana. Banc de LLabors Forestals (Consellerìa de Medio Ambient de la Generalitat Valenciana).
Ruiz de la Torre, J., Carreras, C., García Viñas, I., Orti, M. (1996). Manual de la Flora para la restauración de áreas críticas y diversificación en masas forestales. Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía (Ed.)
Sánchez, P., Guerra, J., Coy, E., Hernández, A., Fernández, S., Carrillo, A.F. (1998). Flora de Murcia: Claves de Identificación e Iconografía de Plantas Vasculares. Ed. Diego Marín, Murcia. España.
Valdés, B., Talavera, S., Fernández-Galiano, E. (1987). Flora Vascular de Andalucía Occidental. Tomos I, II y III. Ed. Ketres, Barcelona. España.