Introducción             Fichas de especies             Flora y vegetación             Enlaces             Bibliografía             Novedades             Glosario

Nombre científico
Thymus hyemalis Lange
Nombre común
Tomillo, tomillo de invierno, tomillo fino, tomillo macho, tomillo negro
Sinónimos
Thymus glandulosus Huguet del Villar, Thymus hiemalis Lange, Thymus reuteri Rouy
Familia
Labiatae
Descripción
Pequeña mata que puede medir hasta medio metro de altura. Sus tallos son más o menos tomentosos. Las hojas son muy cortas, {linear-lanceoladas}, revolutas y presentan cilios en su base. Sus flores son de color rosáceo y se disponen sentadas sobre un receptáculo común. El fruto es una tetranúcula (1)(2). 
Ecología
Thymus hyemalis crece en el piso termomediterráneo, con un ombroclima semiárido. En la Región de Murcia lo encontramos en matorrales y espartizales (3). Crece desde el nivel del mar hasta los 500-600 metros de altitud (1)(2). Se desarrolla sobre todo tipo de suelos (2); mayormente lo hace sobre suelos básicos (1).
Distribución
Se trata de un endemismo ibérico que se distribuye por el sureste español, siendo muy abundante en las provincias de Murcia y Almería. En la Región de Murcia aparece distribuida por casi todo el territorio, principalmente en el litoral.
Floración y fructificación
Normalmente florece desde finales de otoño hasta finales de primavera.
Usos
Thymus hyemalis puede emplearse en macizos arbustivos bajos monoespecíficos o en combinación con otras labiadas. También en la formación de borduras o para la formación de mosaicos con otras especies arbustivas de diversa talla con las que se obtienen contrastes cromáticos y de volumen. Por todo ello es muy aconsejable para jardines de acompañamiento viario (medianas, isletas, glorietas, taludes, etc.). También se puede incluir en rocallas (317). Su floración es muy llamativa y puede combinarse con otras especies de tomillo cuya floración sea correlativa. Así se puede conseguir un espacio en continua floración. Por ejemplo, utilizando T. hyemalis, T. vulgaris y T. zygis (por este orden) se puede obtener una floración que dure desde finales de invierno hasta el verano (J.A. Sotomayor. IMIDA. Comunicación personal). Puede combinarse con otras especies de tomillo cuya floración sea correlativa. Así se puede conseguir un espacio en continua floración. Por ejemplo, utilizando T. hyemalis, T. vulgaris y T. zygis (por este orden) se puede obtener una floración que dure desde finales de invierno hasta el verano (J.A. Sotomayor. IMIDA. Comunicación personal).
Multiplicación
T. hyemalis se puede multiplicar tanto por semilla como por estaquilla, aunque según experiencias propias del IMIDA (Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario) la multiplicación idónea es por semilla, sin necesidad de aplicar ningún tratamiento pregerminativo. La recogida de frutos se hace a finales de pirmavera o principios de otoño mediante ordeño de las flores secas (2). En cuanto a la propagación vegetativa, ensayos de micropropagación de T. hyemalis indican que se puede incrementar la capacidad de multiplicación  mediante la aplicación de hormonas (auxinas). Así, con una concentración de 150 mg/l de ácido indolbutírico (AIB) o de ácido naftalenacético (ANA) se promueve la formación de nudos en los tallos y por tanto, ya que cada nudo es potencialmente un nuevo explante, se generan nuevas unidades de multiplicación (384).
Manejo en vivero
Para la siembra, según ensayos realizados en el IMIDA, es conveniente cuando se realiza una siembra manual la dosificación de varias semillas por alveolo para asegurar la nascencia (2). La siembra debe hacerse en otoño-invierno para que ya en primavera puedan trasplantarse al terreno. También se aconseja realizar un aclareo en la fase de plántula para evitar así una excesiva densidad y por tanto que se obtengan ejemplares de escaso porte y débiles (J.A. Sotomayor. IMIDA. Comunicación personal). En cultivos industriales se suele utilizar la multiplicación vegetativa seccionando por la mitad plantas adultas para su trasplante a campo. Respecto a los cuidados culturales, ensayos realizados con Thymus vulgaris indican que puede conseguirse un importante ahorro de agua de riego aumentando el intervalo de riego ya que la especie se adapta a las condiciones de sequía, siendo capaces de mantener tanto su biomasa como la producción de aceite esencial, sobre todo conforme las plantas se hacen más viejas (385).
Observaciones


Bibliografía
López, G. (2004). Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares. 2ª edición. Ed. Mundiprensa, Madrid.
Ruiz de la Torre, J., Carreras, C., García Viñas, I., Orti, M. (1996). Manual de la Flora para la restauración de áreas críticas y diversificación en masas forestales. Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía (Ed.)
Sánchez, P., Guerra, J., Coy, E., Hernández, A., Fernández, S., Carrillo, A.F. (1998). Flora de Murcia: Claves de Identificación e Iconografía de Plantas Vasculares. Ed. Diego Marín, Murcia. España.