Introducción             Fichas de especies             Flora y vegetación             Enlaces             Bibliografía             Novedades             Glosario

Nombre científico
Coris monspeliensis L.
Nombre común
Falso pinillo, pinillo real, pincel
Sinónimos
Coris monspeliensis subsp. fontqueri Masclans, Coris monspeliensis L. subsp. monspeliensis L., Coris monspeliensis subsp. rivasiana Alcaraz, T.E. Díaz, Rivas Mart. & Sánchez Gómez, Coris monspeliensis subsp. syrtica (Murb.) Masclans, Coris monspeliensis var. ebusitana Masclans, Coris monspeliensis var. fontqueri Masclans, Coris monspeliensis var. malacitana Masclans, Coris monspeliensis var. nigromaculata Masclans, Coris monspeliensis var. rivasiana Esteve, Coris monspeliensis var. syrtica Murb.
Familia
Primulaceae
Descripción
Pequeña mata, bienal o perenne, muy ramificada y de escasa talla (entre los 25-30 cm). Sus tallos son erectos, pelosos y de base leñosa. Sus hojas se disponen de forma alterna a lo largo de los tallos, con forma {linear-espatulada} y borde entero o algo festoneado. A veces las hojas de la parte superior son espinescentes. Las flores se presentan en inflorescencias terminales, espiciformes, más o menos ovoideas y, aunque en su hábitat natural no suelen sobrepasar los 4-5 cm, a veces alcanzan los 10 cm. La corola es de color rosáceo o morado. El fruto es una cápsula globosa de unos 2 mm de diámetro (2)(348).
Ecología
Coris monspeliensis crece desde el piso termomediterráneo hasta el oromediterráneo, pudiendo tener un ombroclima semiárido, seco o subhúmedo(1). Se desarrolla en romerales, tomillares y otros matorrales termófilos (1), normalmente sobre suelos calizos.
Distribución
Se distribuye por la Región Mediterránea: en el sur de Europa y norte de África (2). En la Península Ibérica aparece extendida por toda la parte central y oriental, estando presente también en el archipiélago balear. En la Región de Murcia se encuentra extendida por todo el territorio (1).
Floración y fructificación
Florece de abril a junio (2).
Usos
C. monspeliensis puede emplearse en macizos arbustivos bajos monoespecíficos o en combinación con labiadas o cistáceas. También puede utilizarse en borduras o para la formación de mosaicos arbustivos con otras especies de diversa talla con las que se obtienen contrastes cromáticos y de volumen de gran valor estético e interés ornamental. Por todo ello es muy aconsejable para jardines de acompañamiento viario (medianas, isletas, glorietas, taludes, etc.), terrizas de avenidas de nuevo ensanche, incluso para delimitar márgenes de caminos o senderos en el jardín. También se puede incluir en macizos florales u otras formaciones similares.
Multiplicación
La especie se multiplica por semillas, que se recolectan en mayo o junio cuando las inflorescencias secas aún se mantienen en la planta. La germinación de las semillas se produce en otoño sin ningún tipo de tratamiento.
Manejo en vivero
Según experiencias propias de la UPCT, se recomienda la siembra de las semillas en bandejas ciegas ya que las semillas son muy pequeñas y es difícil sembrarlas con precisión en los alveolos. Una vez germinadas deben repicarse las plántulas a bandejas de alveolos. Durante la fase de vivero, el peor enemigo de las plántulas es el exceso de humedad. Según “Viveros Ajauque”, para que su cultivo sea eficaz es conveniente que la semilla sea de buena calidad. Deben utilizarse bandejas de alveolos de baja densidad (máximo de 35 a 40 alveolos). Es una especie que tolera mal la sombra, por tanto lo mejor es tenerla a pleno sol. Respecto al riego, el método idóneo para C. mospeliensis es el riego por inmersión ya que no resiste muy bien el exceso de agua.
Observaciones
Se observa una gran variabilidad en la especie referente al porte, tipo de ramificación, tamaño de hojas, y flores, longitud de inflorescencias, etc. seguramente condicionada por las variaciones de factores ambientales (Flora Ibérica). De hecho, se reconocen tres subespecies en la Península Ibérica: la subsespecie típica, la subespecies fontqueri y la subespecie syrtica, las tres citadas en la provincia de Murcia. Este hecho resulta de gran interés de cara a la selección de tipos para jardinería, como también resulta de gran importancia en este campo el hecho de que aparezcan ejemplares con flores rosadas y otros con flores totalmente moradas.


Bibliografía
Sánchez, P., Guerra, J., Coy, E., Hernández, A., Fernández, S., Carrillo, A.F. (1998). Flora de Murcia: Claves de Identificación e Iconografía de Plantas Vasculares. Ed. Diego Marín, Murcia. España.
Valdés, B., Talavera, S., Fernández-Galiano, E. (1987). Flora Vascular de Andalucía Occidental. Tomos I, II y III. Ed. Ketres, Barcelona. España.