Introducción             Fichas de especies             Flora y vegetación             Enlaces             Bibliografía             Novedades             Glosario

Nombre científico
Olea europaea L. var. sylvestris Brot.
Nombre común
Acebuche, olivera verde, olivo silvestre, zambujo
Familia
Oleaceae
Descripción
Arbusto perenne de tamaño variable (2-4 metros), con tronco ramificado desde la base y de color gris plateado. Sus ramas son rígidas y angulosas, a veces con espinas en sus extremos. Sus hojas, algo más pequeñas que las del olivo cultivado, son simples y opuestas, coriáceas, de forma estrecha y ovalada, de color verde oscuro por el haz y plateadas por el envés gracias a los pelos escamosos que presenta. Las flores son muy pequeñas, de color blanco, y se disponen en racimos axilares. El fruto es una drupa, también más pequeña que la del olivo, ovada o redondeada, que al principo crece verde para después adquirir un tono negruzco (2)(1)(4)(5).
Ecología
Elemento mediterráneo. Tolerante a la sequía y al calor, no soporta bien el frío y es muy sensible a las heladas (4). Normalmente su distribución altitudinal va desde el nivel del mar hasta los 900 metros. Se desarrolla mejor en suelos arcillosos y arcilloso-limosos, además no tolera bien ni los suelos salinos ni los que contienen gran cantidad de yeso (5).
Distribución
Crece de manera espontánea en la Región Mediterránea, apareciendo en el Sur de Europa, Norte de África y Suroeste de Asia. También la encontramos en la Región Macaronésica (Islas Canarias y Madeira) (5). En la Península Ibérica se distribuye principalmente por el levante mediterráneo y Andalucía, aunque aparece también en la zona Centro-Sur de España, en Extremadura y en el Algarve portugués. También la podemos encontrar en Baleares. En la región de Murcia se presenta en todo el territorio, siendo más frecuente en la zona costera, penetrando al interior en los pisos termomediterráneo y mesomediterráneo (ombrótipos semiárido y seco).
Floración y fructificación
La época de floración va de abril a junio, comenzando a dar frutos a partir de diciembre. El acebuche es andromonoico, aunque se sabe que algunos ejemplares tienen una floración exclusivamente masculina. Su polinización es anemófila y la dispersión de sus frutos es principalmenteornitócora, aunque los mamíferos también pueden ser responsables de la misma.
Usos
Puede emplearse para la formación de setos defensivos de media a gran altura, debido principalmente a su buena respuesta al recorte; para el refugio de la fauna o como ejemplar aislado. De hecho, con bastante frecuencia se recortan para obtener formas geométricas (topiaria), aunque tiene un crecimiento mayor que otras especies más tradicionales (boj, mirto, etc.). Como ejemplar aislado resulta de gran interés en parques y plazas por la belleza de su tronco y el llamativo color glauco de su follaje, pudiéndose conseguir desde grandes portes hasta ejemplares muy recortados; también resulta de enorme interés para jardines de acompañamiento viario (isletas, rotondas, etc.). Sus frutos aportan vistosidad y añaden valor ornamental a la especie, aunque sean de menor tamaño que los del olivo.
Multiplicación
El acebuche se reproduce mejor por estaquilla, ya que la semilla presenta un doble letargo: por una parte su semilla tiene la cubierta muy dura y por otra posee inhibidores de la germinación que impiden el correcto desarrollo del embrión (2)(5). Uno de los mejores métodos para la propagación del olivo es mediante el enraizamiento de estaquillas semileñosas bajo nebulización, dónde se le aplican reguladores del crecimiento, normalmente auxinas, (ácido indol-3-butírico, AIB) a los esquejes, para favorecer la formación de raíces. Este tratamiento consiste en la inmersión de la parte basal de las estaquillas en una solución de AIB durante unos 5 segundos (a una concentración de 2-4 g/l, disolviendo el AIB primero en etanol al 40-50%). Los resultados se verán favorecidos si las estacas provienen de material vegetal que se encuentre en pleno crecimiento vegetativo, y por el correcto mantenimiento del nivel de humedad de dicho material vegetal. Conviene aplicarle también fungicidas para evitar posibles enfermedades. Las estaquillas se plantan en el sustrato correspondiente hasta unos 4 ó 5 cm de profundidad, con una densidad de plantación preferentemente baja, y a una tempertura de sustrato de unos 20-25 ºC. En estas condiciones la rizogénesis puede tardar unos 60 días (301).
Manejo en vivero
Debido a su dificultad para la germinación, como se ha comentado anteriormente, según algunos autores en los viveros se ha venido siguiendo un método tradicional consistente en la recolección del fruto antes de la madurez. Tras esto se extrae la semilla y se procede a la siembra en bandejas ciegas. Es recomendable esperar a la nascencia en las bandejas durante dos años ya que la germinación no es uniforme. Conforme se va produciendo la nascencia, las plántulas pueden trasplantarse a envase forestal de 300-400 cm3 para obtener finalmente individuos de unos 20-60 cm de altura (1).
Observaciones
Se encuentra catalogada como especie cuyo aprovechamiento en el territorio de la Región de Murcia requiere la obtención de autorización administrativa previa según el Decreto 50/2003, 30 mayo, por el que se crea el Catálogo Regional de Flora Silvestre Protegida de la Región de Murcia.


Bibliografía
Costa Pérez, J.C., Sánchez Lancha, A. (2001). Manual para la identificación y reproducción de semillas de especies vegetales autóctonas de Andalucía (Tomos I y II). Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente.
García-Fayos, P., Gulias, J., Martínez, J., Marzo, A., Melero, J.P., Traveset, A., Veintimilla, P., Verdú, M., Cerdán, V., Gasque, M., Medrano, H. (2001). Bases ecológicas para la recolección, almacenamiento y germinación de semillas de especies de uso forestal de la Comunidad Valenciana. Banc de LLabors Forestals (Consellerìa de Medio Ambient de la Generalitat Valenciana).
Barranco, D., Fernández-Escobar, R., Rallo, L. (2001). El cultivo del olivo. Ed. Mundiprensa. Pp: 724.
Rosúa Campos J.L., López de Hierro López, L., Martín Molero, J.C., Serrano Bernardo, F.A., Sánchez Lancha, A. (2001). Procedencias de las Especies Vegetales Autóctonas de Andalucía Utilizadas en Restauración de la Cubierta Vegetal. Tomos I, II. Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente.
Ruiz de la Torre, J., Carreras, C., García Viñas, I., Orti, M. (1996). Manual de la Flora para la restauración de áreas críticas y diversificación en masas forestales. Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía (Ed.)