Introducción             Fichas de especies             Flora y vegetación             Enlaces             Bibliografía             Novedades             Glosario

Nombre científico
Rhamnus lycioides L.
Nombre común
Espino negro, escambrones, espino roquero.
Sinónimos
Rhamnus amygdalina Desf., Rhamnus graecus Boiss. & Reut., Rhamnus lycioides subsp. borgiae Rivas Martínez, Rhamnus lycioides subsp. bourgaeana (Gand.) Malagarriga, Rhamnus lycioides subsp. graecus (Boiss. & Reut.) Tutin, Rhamnus lycioides L. subsp. lycioides L., Rhamnus lycioides subsp. oleoides (L.) Jahandiez & Maire, Rhamnus lycioides subsp. velutina (Boiss.) Nyman, Rhamnus oleoides subsp. angustifolia (Lange) Rivas Goday & Rivas Martínez, Rhamnus oleoides subsp. microphyllaa (Halácsy) P.H. Davis, Rhamnus oleoides L., Rhamnus velutina Boiss.
Familia
Rhamnaceae
Descripción
Arbusto perenne que suele medir de uno a dos metros de altura, de ramas enmarañadas y espinosas y corteza grisácea. Sus hojas son coríaceas y se disponen de manera alterna, tienen forma más o menos obovada, su borde es entero y pueden ser glabras o ligeramente pubescentes. Las flores suelen ser hermafroditas, creciendo normalmente solitarias (raras veces en fascículos). Son de color verde claro a amarillento y la corola está formada por cuatro pétalos rudimentarios que a veces son inexistentes. El fruto es una drupa, roja al principio y negra cuando madura, que alberga de dos a tres semillas. Éstas son asurcadas, obovadas y de color marrón (3)(2)(1)(7)(4).
Ecología
Rhamnus lycioides crece en los pisos termomediterráneo, mesomediterráneo y supramediterráneo, con ombroclimas que van de semiárido a subhúmedo (5). Se desarrolla en matorrales, coscojares, claros de pinares y diversas formaciones arbustivas (4)(5). Respecto al suelo, puede crecer en terrenos desde calcáreos hasta silíceos, apareciendo frecuentemente en roquedos (4)(5).
Distribución
Se encuentra en la zona oeste de la Región Mediterránea (7). En la Península Ibérica aparece dispersa por casi todo el territorio español (excepto en la parte noroeste). También la encontramos en las Islas Baleares. En la Región de Murcia aparece extendida por todo el territorio.
Floración y fructificación
Es una especie dioica (2), y florece de marzo hasta junio (1)(7). Fructifica a finales de verano o a principios del otoño (2)(7). Su polinización es principalmente entomófila, pero también puede ocurrir por anemofilia (2).
Usos
Su utilización en jardinería tiene pocos precedentes y es poco frecuente por el momento, siendo su principal destino las tareas de mejora forestal y restauración (1).Es una especie que puede utilizarse en jardinería de acompañamiento viario (glorietas, isletas, medianas, etc.) tomando la precaución de alejarlo de las zonas de tráfico peatonal e incluso, al tratarse de un arbusto espinoso puede tener utilidad como barrera defensiva, tanto naturalizado como recortado formando setos. Tiene un importante valor de reclamo para las aves (nidificación y alimento) por lo que resulta de gran valor para áreas naturales (parques y espacios protegidos) y para bosques y parques periurbanos. Se tienen referencias de su comercialización en vivero por su carácter perenne para su uso como ornamental (3).
Multiplicación
R. lycioides se multiplica bien por semilla. Los frutos se obtienen mediante el vareo de los ejemplares. Para separar la semilla del fruto, algunos autores (2) recomiendan un cribado de los mismos y lavado a presión, para después seleccionarlas por decantación o aventado. Con el mismo fin, otros (1) proponen el despulpado de los frutos, dejando secar a 30-40ºC durante 24-48 horas hasta que se pueda separar fácilmente la semilla, separándolas después mediante los dos posibles procedimientos mencionados anteriormente. Recomendamos el despulpado en seco por su mayor rapidez y facilidad. Respecto a la viabilidad de las semillas, debe tenerse en cuenta que puede verse afectada por parasitismo, ataques de aves o insectos o por el aborto de los embriones (2). Para conservarlas bien y que la viabilidad no disminuya significativamente, deben mantenerse en condiciones de frío y baja humedad (4-5ºC y 6-8% respectivamente) (2)(1). Además de ésto, se pueden tratar las semillas con lejía al 0,4% para que no hayan ataques fúngicos y su conservación sea óptima (2). Las semillas no presentan problemas a la hora de germinar, siempre y cuando estén en buen estado y en condiciones favorables (2)(1), siendo la tasa de germinación en condiciones de temperatura de 16-21ºC del 58% (356). Pueden aplicarse algunos tratamientos como el escaldado en agua (2) o en agua caliente durante 24 horas (1), o tratarse con ácido sulfúrico al 96% durante media hora (1). La germinación en vivero puede tener lugar en un plazo aproximado de dos semanas (2). Cada kilogramo de semillas contiene unas 100.000 unidades (6).
Manejo en vivero
Su producción en vivero puede llevarse a cabo utilizando envases forestales de 200-300 cm3 para la siembra, obteniendo plantas de unos 10-15 cm en su primer ciclo vegetativo(1). Al igual que el aladierno (R. alaternus), la aplicación de riego deficitario en vivero es un método útil para el endurecimiento de las plantas ya que mejora la supervivencia cuando son trasplantadas al terreno definitivo.
Observaciones
Rhamnus lycioides se encuentra catalogada como especie cuyo aprovechamiento en el territorio de la Región de Murcia requiere la obtención de autorización administrativa previa, según el Decreto 50/2003, 30 mayo, por el que se crea el Catálogo Regional de Flora Silvestre Protegida de la Región de Murcia.


Bibliografía
Costa Pérez, J.C., Sánchez Lancha, A. (2001). Manual para la identificación y reproducción de semillas de especies vegetales autóctonas de Andalucía (Tomos I y II). Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente.
García-Fayos, P., Gulias, J., Martínez, J., Marzo, A., Melero, J.P., Traveset, A., Veintimilla, P., Verdú, M., Cerdán, V., Gasque, M., Medrano, H. (2001). Bases ecológicas para la recolección, almacenamiento y germinación de semillas de especies de uso forestal de la Comunidad Valenciana. Banc de LLabors Forestals (Consellerìa de Medio Ambient de la Generalitat Valenciana).
López, G. (2004). Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares. 2ª edición. Ed. Mundiprensa, Madrid.
Rosúa Campos J.L., López de Hierro López, L., Martín Molero, J.C., Serrano Bernardo, F.A., Sánchez Lancha, A. (2001). Procedencias de las Especies Vegetales Autóctonas de Andalucía Utilizadas en Restauración de la Cubierta Vegetal. Tomos I, II. Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente.
Sánchez, P., Guerra, J., Coy, E., Hernández, A., Fernández, S., Carrillo, A.F. (1998). Flora de Murcia: Claves de Identificación e Iconografía de Plantas Vasculares. Ed. Diego Marín, Murcia. España.
Semillas Silvestres S.L. (2007). Catálogo de Semillas Autóctonas Ibéricas. Edita: Semillas Silvestres S.L. Córdoba. España. 48 pp.
Valdés, B., Talavera, S., Fernández-Galiano, E. (1987). Flora Vascular de Andalucía Occidental. Tomos I, II y III. Ed. Ketres, Barcelona. España.